Laura (39), Madrid

Hola mi nombre es Laura tengo 39 años y soy de Madrid España.

dav

Cuando tenía 37 años y 7 meses, me detecte un bulto en el pezón, las primeras hipótesis eran que no era nada malo pero la cosa cambió a los 2 meses cuando volví a hacerme una ecografía saltaron todas las alarmas de ahí ya empezaron a mandar realizarme un Bag de axila. Hasta ese momento no había querido compartirlo con nadie pensando que iba a ser una tontería pero a raíz de ahí tuve que comentárselo a mi hermana para que me acompañará a realizarme la prueba. Mientras pasaban los días pensábamos que no iba a ser nada malo ya que no me llamaban rápidamente como dice la gente que te llaman. A los 10 días tenía que ir al ginecólogo y ya ahí se lo conté a mi madre la misma noche antes de tener que ir a por los resultados.

Cuando llegamos al hospital fueron muy atentos conmigo cosa que me sorprendió un poco pero no le di más vueltas. Pero la sorpresa estaba dentro de la consulta cuando entrábamos no estaba solo mi ginecóloga sino un doctor acompañándola, y ahí saltaron todas las alarmas y fue la primera vez que escuché que tenía cáncer. Comencé a llorar sin poder parar era algo que no me esperaba aunque lo sospechaba. Así comenzaba un proceso largo, duro, doloroso, con miedo, etc después del bag de la axila, me hicieron otro de la mama, RM de las mamás, mamografias etc.

Después de un sin fin de pruebas volví al ginecólogo-oncólogo el cual me confirmó que tenía un tumor en la mamá y en la axila. De ahí me derivaron al oncólogo para intentar reducir el tumor antes de intervenir me, comencé con 12 sesiones semanales de quimioterapia, las cuales cada día me deparaba algo nuevo cansancio, malestar general, caída del pelo aunque para la gente no es importante para una persona con cáncer es mucho ver cómo cambia tu imagen de un día para otro. Pero no las tolere del todo mal las compaginaba con ir al trabajo.

Luego recuerdo la primera quimio de las cuatro que me dieron cada 21 días la temida quimio roja, eso era la sorpresa ahí sí que mi cuerpo se quedó hecho polvo con náuseas vómitos dejándome en la cama cada 21 días 4 fue un momento bastante duro el cual gracias al apoyo de mi familia lo supere lo posible. Después de esto y ver como tu cuerpo se transforma totalmente tuve un mes de descanso. A finales de diciembre me programaron la cirugía para primeros de enero de este 2018. Viendo los resultados de como había sido el tratamiento de quimio decidieron que al final me iban a quitar la mamá entera y me iban a hacer un vaciamiento axilar. Es duro oírlo pero dices si con ello se va el cáncer adelante. A todo esto nos he dicho que mi cáncer es hormonal es HER2 positivo positivo en estrogenos positivo en todo, creo que por eso soy tan positiva. Durante todo este proceso hasta el punto que iba a llegar el día de la operación me han surgido muchas dudas miedos que había veces que no tenía quién me lo resolviera, creo que deberíamos estar mejor informadas, asesorada, apoyadas, etc

Llegó enero y llegó el día de la operación ese día realmente estaba tranquila. Me realizaron una mastectomia y un vaciamiento axilar, y se lo llevaron todo analizar cómo es de costumbre. El ganglio centinela me dio positivo y los resultados de la axila metástasis extra ganglionar. Pero bueno todo está bajo control ya que me los habían quitado todos los ganglios y la mama. Después de esto me pusieron un expansor para ir inflando la teta poco a poco. No es que fuera muy doloroso pero sí bastante molesto, así pase unas cuantas semanas yendo a la cirujana plástica a que hiciera eso. Pero cuando llegaron los resultados me dijeron que me tenían que radiar para prevenir todo el cuadrante. Así que urgía expandir la mamá cuanto antes para comenzar con la radio. No recuerdo exactamente qué día empecé la radio pero para mí fue muy molesta porque era todos los días y la postura para mí era muy dolorosa ya que a raíz del vaciamiento no levanto el brazo bien. Por fin terminé la radio el 20 de abril y con ello todas las consecuencias que salen ( efectos secundarios)…

Pues entre la quimio y la radio se han encargado de hacer lo que han querido en mi cuerpo, la tiroides ha dejado de funcionar, los huesos me duelen un día sí y 2 también, estoy hinchada no he recuperado mi forma física ni mi cuerpo al 100%. Actualmente estoy en tratamiento oncológico vía subcutánea cada 21 días durante un añito qué pasa volando ( sobre todo para quien no lo sufre), también estoy con tratamiento hormonal el maravilloso letrozol que me deja hecha polvo y las agujas asesinas de Zoladex. Ahora el día 25 me somete a la cirugía de cambio de expansor por prótesis y de paso me van a quitar los ovarios las trompas para prevenir. Durante todo este tiempo he tenido muchos miedos dudas pero bueno lo he llevado siempre de la mejor manera posible. Ahora quizá es cuando más miedo tengo porque me observo todo el día por si me salen bultos por si me duele algo no sé yo creo que ya te obsesionas. A la vez que tengo ganas de que llegue el día de que me operen tengo miedo pero bueno cerraré una etapa más de esta enfermedad. Me cansa oír a la gente que dice bueno si estás acabando, bueno el pelo crece, y un sinfín de cosas que tienes que aguantar. Esta es una enfermedad dura difícil y larga no se  acaba de un día para el otro, bien claro me lo dicen en cada revisión que voy, que esto mínimo son 5 años. A quién le gusta ir a revisarse el corazón cada tres meses porque los tratamientos le afectan, a quién le gusta cada tres meses visitar a una radiologa oncóloga para que te mande pruebas para ver que todo sigue en su sitio y no hay sorpresas, a quién le gusta ir cada 21 días al oncólogo y ponerse un tratamiento, a quién le gusta pasar su vida en hospitales y médicos. En fin esta es mi experiencia espero ayudar a alguien, gracias por esta iniciativa

 

A %d blogueros les gusta esto: