Esti (43), Bizkaia

Me llamo Esti y soy Bizkaina. Ahí va mi historia!

dav

Mi aventura con el cáncer empieza en Septiembre del 2011 con 34 años, justo un mes después de haber perdido mi primer embarazado de 12 semanas y tras meses de mi diagnóstico de «mastitis».

El golpe es duro muy duro. Como podía haber perdido a mi bebe y tener cáncer? IMPOSIBLE!!

No voy a entrar mucho en este tema porque aún duele y mucho.

Mi tumor era inoperable, tuvimos que empezar con quimio para reducirlo.

6 sesiones de vida cada 21 días con varios ingresos por neutropenia y algún que otro efecto secundario.

Mastectomia con reconstrucción de Colgajo DIEP, 13 horas de quirófano y un postoperatorio de meses…..durísimo.

Tras 28 sesiones de radioterapia, Zoladex trimestral y Tamoxifeno, dejo atrás un año complicado.

Vuelvo al trabajo y parece que mi vida vuelve a la normalidad,  con secuelas, pero estoy viva!

En noviembre del 2013 tras una intervención para retoques en la mama, vuelvo a dar Bingo!! .Tengo células cancerígenas aisladas en la mama reconstruida, es raro muy raro, solo pasa en un 3% de los casos y yo soy de las que voy rompiendo estadísticas.

Vuelta a quirófano, 2º reconstrucción con dorsal ancho (postoperatorio mucho más fácil que el primero), mi cirujano hace lo que puede y bueno, tampoco el resultado es tan malo.

Vuelta  a quimios. Esta vez 18 sesiones para mi body, he de decir que mucho más light y llevadero que mi primer tratamiento, pero 2º caída de pelo, mi cansancio extremo y yo volvemos a encontrarnos.

Un primer diagnostico de cáncer es duro, el segundo es la repera!!

5 años después del 2º cancer tras varias entradas a quirófanos, millones de pruebas, decirle adiós a mis ovarios y darle la bienvenida a la menopausia,  las revisiones van saliendo exitosas.

El cáncer me ha quitado muchas cosas y me ha dejado un miedo que cada revisión se apodera de mí para bloquearme. Pero nunca, nunca me ha quitado la sonrisa y las ganas de vivir, aunque sea con miedo.

Siempre digo que si tienes una gran familia detrás el proceso es mucho más fácil y yo he tenido al mejor ejército conmigo, que me han levantado cada vez que he estado al borde del abismo. SOLA NO PUEDO CON ELLOS SI!

No voy a contaros que el proceso es fácil pero la meta es la vida y esa si que merece la pena vivirla.

Un besazo Lidia y gracias por darnos voz!

 

A %d blogueros les gusta esto: