Natalia Hurtado, 45 años

@cimasporlavida

LINFEDEMA: Una de las peores secuelas que he llevado de mi enfermedad es el “Fantasma del Linfedema”. Lo que más deseaba es que mis ganglios no estuvieran afectados. Sabía los problemas que generaba un vaciamiento axilar. Pero no tuve esa suerte, al despertarme de la operación me informaron de que mis ganglios centinelas estaban afectados y habían tenido que quitar la siguiente cadena ganglionar 

¿Que significa esto para una persona que le apasiona el deporte como a mí? Pues una larga lista de prohibiciones para el resto de mi vida: “No podré volver a escalar, patinar, esquiar, hacer fuerza con mi brazo, ni en el yoga, ni coger a mis hijos a brazos, no llevar mochila, no cargar peso…” El médico me dijo que tendría que cuidar mi brazo y no hacer ningún esfuerzo para evitar la aparición del linfedema. El linfedema es una inflamación en el brazo, por acumulación de linfa. Una vez aparece ya no desaparece, ni tratándolo 

Leí mucho al respecto. Escuché mi cuerpo y fui utilizando cada vez más mi brazo, en contra de las indicaciones médicas. Si haciendo ejercicio notaba que se me sobrecargaba el brazo, dejaba de hacer esfuerzo, y la siguiente vez un poco más y más A modo de prevención, cuando hago ejercicio, utilizo un manguito de linfedema (nunca supieron decirme mis médicos si era aconsejable o no)

No sé si por ir ejercitando el brazo de esta forma tan progresiva y consciente, he evitado el Linfedema de momento o simplemente he tenido suerte y esta vez estoy en el porcentaje al cual no le toca.

Así que afrontare mis miedos, tengo una segunda oportunidad de vida, y la quiero vivir a tope, ¿de que me sirve estar aterrada y limitar mi vida por algo puede o no pasar?

A %d blogueros les gusta esto: